cocina de calidad

Una cocina de calidad no se define por su diseño. ¡Aunque ayuda! Cada vez más se confunden el diseño y la tendencia con contar con una cocina de calidad. Pero, ¡ojo! No siempre van de la mano.

En Scava Cocinas somos expertos en diseño de cocinas, sí, pero también somos expertos en ofrecer a nuestros clientes ese diseño basado en una cocina de calidad. Por eso trabajamos con los mejores proveedores: para ofrecer a nuestros clientes solo lo mejor.

Por eso, sabemos perfectamente que en muchas ocasiones prima el diseño sobre la calidad y viceversa. ¡Y no tiene por qué ser así! Si confías en los mejores, puedes tener una cocina de calidad y con un diseño impecable.

Ahora bien: ¿qué elementos o componentes debe reunir una cocina para poder ser considerada como una “cocina de calidad”? ¡En Scava Cocinas te desvelamos el misterio!

Sigue leyendo nuestro nuevo post para descubrir qué elementos reúne una cocina de calidad y poder apostar por ella cuando, por fin, vengas a vernos para conseguir tu nueva cocina. ¿Empezamos?

Cocinas ergonómicas

La primera clave para asegurar que tu nueva cocina será una cocina de calidad es tener en cuenta la ergonomía. Las cocinas ergonómicas buscan crear unas condiciones de trabajo idóneas para cada persona.

En otras palabras: no hay dos cocinas ergonómicas iguales. La ergonomía en la cocina se basa en adaptar cada elemento de la misma a las necesidades y las características de la persona que trabajará en ella, evitando esfuerzos innecesarios.

Para ello, y para conseguir una verdadera cocina de calidad, se tienen en cuenta numerosos factores. Por ejemplo, la altura ideal de trabajo: dependiendo de la altura del usuario, las encimeras deberán ser más o menos altas.

Lo mismo ocurre con los armarios altos y bajos. Deben ser fácilmente accesibles para el cliente. Pero este también deberá poner de su lado: por ejemplo, no deberá guardar objetos pesados a una altura superior a la del hombro. 

Las cocinas ergonómicas dan para todo un post diferente (¡y lo haremos!), pero hoy solo tienes que saber una cosa: que la base de una cocina de calidad es su ergonomía

“Denominación de origen”

Puede parecer una tontería, pero si una cocina tiene una determinada “denominación de origen”, sabremos que es una cocina de calidad.

Por ejemplo, si el mobiliario de una cocina ha sido fabricado en Alemania, sabremos enseguida que este mobiliario cumple unos altos estándares de calidad.

Y lo mismo ocurre con las cocinas “made in Italy”. En su caso, no solo estaremos seguros de que los estándares mínimos de calidad exigidos por el fabricante son tremendamente altos.

Además, sabremos con seguridad que estamos apostando por diseño y calidad todo en uno. ¡Por eso en Scava Cocinas trabajamos con los mejores proveedores italianos!

Resistencia de los materiales

Otra clave para distinguir una cocina de calidad es, lógicamente, fijarse en los materiales. ¿Son resistentes? ¿Cuentan con una amplia durabilidad? ¿Son duros? ¿Son difíciles de desgastar?

La calidad de los materiales de una cocina, por extensión, nos indicará la calidad de la propia cocina. Tanto la encimera como los armarios, estanterías, etc., serán resistentes y perdurables en el tiempo en una cocina de calidad. 

Mobiliario de calidad

Los muebles de la cocina pueden estar hechos de materiales realmente resistentes. Y, sin embargo, no ser indicadores de una cocina de calidad. ¿Cómo es esto posible?

Cuando hablamos de materiales de calidad en la cocina nos referimos a armazones, puertas, baldas… Pero, ¿qué ocurre, por ejemplo, con los herrajes de los armarios? ¿O con los tiradores?

Cada pequeño elemento de los muebles de tu cocina debe ser perfecto, cómodo y funcional, para que pueda considerarse una cocina de calidad. 

 

Y tú, ¿quieres una cocina de calidad con el diseño perfecto? ¡La encontrarás en Scava Cocinas!