Desinfección en la cocina

¿Es importante la desinfección en la cocina? La higiene está cobrando bastante importancia en estos días; y es que, nos está tocando vivir unas circunstancias un tanto inusual en nuestras vidas, tras la crisis sanitaria del coronavirus.

Por suerte, la situación se está calmando gracias a la colaboración ciudadana y a los profesionales con los que contamos. Pero, aunque disfrutemos de un poco de libertad ¡Tenemos que estar alerta!

El uso de mascarillas y la desinfección en lugares públicos continúan siendo obligatorio para mantener esta estabilidad que tanto nos ha supuesto conseguir.

Así que, te aconsejamos que no bajes la guardia y prevé todo tipo de contagios.

Desinfección en la cocina

Por lo general, nuestro hogar necesita de una desinfección e higiene generalizada en cualquier momento, sin embargo, en estos días, parece que el cuidado de la limpieza en cada habitación del inmueble se ha convertido casi en una obsesión.

Al igual que de costumbre, la cocina se trata de uno de los lugares de la casa que necesita una higiene especial. Manchas del almuerzo, salpicaduras de aceite, la loza sucia y la harina que se derrama en el suelo; generalmente, esta parte de la casa siempre ha necesitado de una limpieza continua, pero es que en estos días será conveniente añadirle un plus de desinfección.

Tienes que tener en cuenta que limpiar no es lo mismo que desinfectar, de tal manera que tu cocina debe de mantener la limpieza rutinaria de todos los días, añadiéndole una desinfección extra cada vez que lleguemos de la calle o cuando depositamos la compra del supermercado.

Consejos para la desinfección en la cocina

¿Cómo se transmite el coronavirus? Lo primero que tienes que tener en cuenta, es la manera en la que este virus se transporta de un sitio a otro, y es que se ha escuchado por ahí cientos de teorías, pero sólo hay una auténtica: el virus del coronavirus o covid-19 se transmite mediante gotas de saliva que se expulsan cuando hablamos los unos con los otros.

La situación toma cierta gravedad cuando estas gotas se depositan en un objeto y otra persona lo toca, llevándose sus manos a la zona de la cara (nariz, ojos o boca). Así que podemos decir, que este virus tiene dos vías de expandirse, directamente por la saliva o por el contacto de un objeto donde se haya depositado esta secreción.

Además, hay que tener muy en cuenta que en ciertas superficies este virus puede sobrevivir algunas horas.

Así que, lo primero que te aconsejamos, es que cuando vayas a la compra, utilices mascarillas para protegerte del contacto de otros clientes o empleados, y el uso de guantes a la hora de tocar los productos del supermercado.

Queremos que tu protección sea 100%, por lo que intenta no tocar otros objetos personales mientras lleves los guantes puestos en el establecimiento, como por ejemplo tu teléfono móvil o las gafas de sol. Procura no tocarte la cara con los guantes o apartarte el pelo.

Una vez finalizada tu compra, retira los guantes de la forma más segura y desinfecta las manos en el mismo momento al salir del comercio.

Al llegar a casa, descálzate para no contagiar tu suelo o en caso de continuar con los zapatos puestos, posteriormente puedes pasar la fregona con agua y lejía. A la hora de depositar la compra en la cocina, intenta utilizar una zona concreta de la encimera, por ejemplo, para que después te resulte más sencillo desinfectar el lugar.

Con un cubo de agua fría y un poco de lejía (1 litro de agua con 20 ml. de lejía), desinfecta cada producto de la compra ayudándote de un trapo, deja que actúe unos minutos y retina el exceso con un paño seco ¡Y listo!

Cuando hayas finalizado con la desinfección de la compra, hazlo en la zona donde hayas colocado los productos en un principio.

Después de todo este proceso, habrás conseguido una cocina libre de virus y ¡Dale la bienvenida a la desinfección en la cocina!