menaje de cocina

Cuando hablamos de menaje de cocina nos estamos refiriendo a todos aquellos utensilios que son indispensables para llevar a cabo el cocinado de cualquier plato, es decir, batería de cocina, escurridor, parrilla, mandolina, pelador, cuchillos, sartenes…

A la hora de aprovisionar nuestra cocina de todos estos elementos, nos encontramos que el mercado nos ofrece una gran variedad de opciones en lo que a materiales se refiere de estos utensilios. Lo ideal es hacer un barrido de estas posibilidades, analizar los pros y contras de cada material y estudiar cuál es más adecuado para nosotros en función de las necesidades que tengamos.

Eso es justo lo que vamos a detallar en este post, en el que hablaremos de las características de los materiales más usados en menaje de cocina.

Materiales más usados en menaje de cocina

El menaje de cocina, casi con total seguridad y siempre que elijas menaje de buena calidad, te acompañará durante bastantes años en tus labores de cocina. Para conseguir que esto sea así, debemos analizar el material del que está hecho. En este punto encontramos:

Barro o terracota

El menaje de cocina de barro o terracota suele suele el favorito para los amantes de la decoración vintage. Su aspecto ”antiguo” lo convierte en un must para los melancólicos, pues de él emana un aura de tradición.

Es el material ideal para cocinados de cocción lenta, como legumbres, menestras, estofados y guisos. El problema principal lo encontramos en que es poco resistente al fuego directo, lo que acaba agrietando o acumulando bacterias en las grietas producidas.

Para no agravar la peligrosidad, no se recomienda el uso de detergentes que puedan resultar abrasivos, evitando así que se formen, de nuevo, las grietas anteriormente mencionadas.

Acero inoxidable

En el menaje de cocina, es habitual que sea el material del que está hecha la batería de cocina. Entre sus propiedades destacamos su elevada resistencia, su antiadherencia, capaz de aguantar fuegos altos y duradero en el tiempo.

Además, algo muy positivo, es que es fácil de limpiar y que es apto para todo tipo de cocinas, siempre y cuando tenga un fondo adecuado.

Cobre

El cobre es el material preferido para el menaje de cocina por los entendidos en la materia. Esto se debe a que es un buen conductor y a que distribuye el calor de manera uniforme.

Suele usarse, sobre todo, en la fabricación de cazuelas, pues en ellas se cuecen todo tipo de alimentos, desde salsas, a cremas y dulces. El motivo es que su alta conductividad favorece el mantenimiento del calor.

Además, hay dos perfiles que caerán rendidos al cobre: los enamorados de la decoración, sobre todo porque las cazuelas de cobre resultan muy llamativas al colocarlas en la mesa para servir la comida. y los seguidores de la vida sana, pues el menaje de cocina de cobre mantiene muy bien el verde de las verduras, aumentando así el sabor de los productos.

El problema lo encontramos, además de en su precio, en la limpieza, que puede volverse algo engorrosa ya que debe realizarse con determinados productos, teniendo cuidado después de aclarar adecuadamente el recipiente. También es peligrosa la capa de verdina que se forma, pues hay que estar continuamente eliminándola para que no se vuelva tóxica.

Titanio

Es el material más revolucionario del menaje de cocina. Entre sus propiedades encontramos que es antiadherente, que tiene gran calidad y duración y, que suele usarse, sobre todo, en ollas, cazuelas y sartenes. Tampoco se raya ni libera sustancias tóxicas y, en cuanto a la estética, es elegante y muy innovador.

 

Para el equipo de Scava Cocinas estos serían los cuatro materiales a tener en cuenta a la hora de elegir menaje de cocina. Siempre aconsejamos que premie la calidad a la estética, a fin de cuentas su función es cocinar, por lo que tenemos que fijarnos en propiedades que hablen de su funcionalidad y no de su estética.

Si necesitas asesoramiento sobre cómo conseguir la cocina de tus sueños y todo lo que ella conlleva, nuestro equipo se pone a tu servicio para hacerla realidad. ¡Pide cita sin compromiso!