Entradas

¿Electrodomésticos integrados, electrodomésticos independientes o electrodomésticos panelados? Cuando abordamos la reforma de nuestra cocina, las decisiones sobre electrodomésticos son las que más dolores de cabeza nos dan. No solo tenemos que elegirlos y elegir su ubicación: también debemos elegir su estilo.

Esta decisión dependerá de muchos factores. En primer lugar, el diseño que hayamos elegido para nuestra cocina será decisivo. Los electrodomésticos integrados, por ejemplo, no quedan bien en cualquier cocina.

El presupuesto también jugará un papel clave pues, como es natural, integrar los electrodomésticos o ponerlos panelados incluye un coste extra que tendremos que tener en cuenta.

En cualquier caso, ¿cómo son los electrodomésticos integrados, los independientes y los panelados? ¿En qué se diferencian? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas? Como siempre, en Scava Cocinas estamos para ayudarte. Así que, ¡sigue leyendo!

Electrodomésticos integrados

Los electrodomésticos integrados son aquellos que se camuflan totalmente en la cocina. Actualmente son tendencia, pues los últimos diseños apuestan por una cocina limpia libre de grandes ornamentaciones.

Los electrodomésticos integrados se fabrican con la idea de ubicarlos dentro de los muebles para que queden totalmente ocultos. Por eso, no te asustes si, cuando compres los tuyos, carecen de parte exterior. ¡Tus muebles los vestirán!

Ventajas

Como habrás podido imaginar, la principal ventaja de los electrodomésticos integrados es el minimalismo: cocinas limpias, sin mucha decoración, sin demasiados elementos decorativos. En ellas, solo resalta una cosa: su exquisito diseño.

Además de esta uniformidad estética, los electrodomésticos integrados son mucho más fáciles de limpiar. De hecho, serán todo lo fáciles de limpiar que lo sea el mobiliario que has escogido.

Gracias a ellos también ahorrarás espacio, y son perfectos para cocinas tradicionales o rústicas, a las que muchas veces les cuesta asimilar los modernos diseños de los electrodomésticos de última generación.

Inconvenientes

Aunque el ahorro de espacio con los electrodomésticos integrados es general, existe un electrodoméstico que conseguirá el efecto contrario: el frigorífico. Este perderá capacidad, pues debe integrarse dentro de un mueble y es este el que ocupa el espacio completo que solía ocupar la nevera.

Además, estos electrodomésticos son casi siempre más básicos, y existen menos modelos que para los electrodomésticos panelados o a la vista. Su instalación debe realizarla un profesional y es más cara que la del resto de opciones.

Electrodomésticos panelados

Estos electrodomésticos estuvieron de moda hace unos años. A caballo entre los electrodomésticos integrados y los independientes, estos son cubiertos con un panel del mismo acabado que el mobiliario de la cocina.

Su acabado no es tan uniforme como el de los electrodomésticos integrados, y parte del aparato queda a la vista.

Ventajas

Tu cocina mantendrá más uniformidad que con electrodomésticos independientes y, al ser panelados, su instalación será más barata que la de los electrodomésticos integrados (incluso con los paneles).

Inconvenientes

Este estilo es cada vez menos común pues, en la búsqueda de uniformidad en la cocina, los integrados son preferibles. Los panelados dejan a la vista el panel de mandos y, a veces, son incómodos de usar si el panel no ha sido bien medido.

Además, si ya era complicado encontrar variedad de electrodomésticos integrados, lo es aún más con los electrodomésticos panelados.

Electrodomésticos independientes

Los que todos conocemos. Simplemente, se integran en la cocina sin ningún tipo de acabado extra. Se llaman así porque se instalan de manera independiente al resto de la cocina, y puedes encontrarlos de muchos colores (aunque destacan los blancos y los de acero inoxidable).

Ventajas

Los electrodomésticos independientes son los que más variedad ofrecen en el mercado. Además, sus diseños son cada vez más cuidados, por los que serán un buen elemento que destacará en tu cocina.

Al ser independientes, no dependes de sus medidas ni de las del mobiliario. Puedes colocarlos donde quieras, y su instalación será mucho más barata que la de las otras dos opciones.

Inconvenientes

Son más difíciles de limpiar que los electrodomésticos integrados y, al no estar ajustados a medida, dejan rincones donde puede colarse la suciedad. También perderás uniformidad en el diseño de tu cocina.

 

Para tu cocina nueva, ¿cuál crees que es la mejor opción? Si ya lo has decidido, ¡en Scava Cocinas la haremos realidad!

En Scava Cocinas os hemos hablado más de una vez tanto de cocinas abiertas como de cocinas cerradas. Pero nunca nos hemos planteado la pregunta: ¿cocinas abiertas o cerradas? Y es que, para diseñar la cocina perfecta, ¡primero debemos elegir el estilo!

Ambos tipos de cocina están llenos de posibilidades tanto en diseño como en distribución. Pero, ¿cuál encaja más con tu hogar? ¿Y con tu estilo? ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene cada una de ellas?

Precisamente este post nace con la esperanza de contestar todas esas preguntas y alguna más. Porque decidirse entre cocinas abiertas o cerradas es una gran decisión que no debemos tomar a la ligera.

Cocinas abiertas

Como sabes, las cocinas abiertas son aquellas que se abren a otra estancia de la casa, normalmente al salón. Las cocinas abiertas se integran en el resto de la casa, ayudándote a ganar metros y aportando un estilo más moderno.

Para conseguirla, tan solo deberás derribar los tabiques que limitaban tu cocina y sustituirlos por una isla o barra americana. Hay quien, en lugar de limitar los espacios con estos elementos, prefiere hacerlo con cristal o arcos de mampostería.

Sea cual sea tu elección respecto a una cocina abierta, deberás tener en cuenta que su diseño tiene que integrarse con la estancia a la que se abre: esto limita las posibilidades pero, a la vez, crea un ambiente hogareño y acogedor.

Ventajas de las cocinas abiertas

Seguro que se te ocurren muchísimas ventajas si decides abrir tu cocina al salón. Por ejemplo, al ser un espacio abierto, tanto tu cocina como tu salón no solo ganarán espacio, sino luz.

Gracias a esto, la sensación de amplitud tanto en la cocina como en el comedor o salón será mucho mayor, además de ganar en comodidad: a la hora de poner o recoger la mesa, vigilando a los niños o, simplemente, viendo tu programa preferido mientras cocinas.

Con las cocinas abiertas tendrás más espacio para recibir a tus amigos y le darás a tu hogar el toque moderno que ya iba necesitando. Además, el espacio de tu encimera crecerá al tener la posibilidad de instalar islas o barras americanas.

Inconvenientes de las cocinas abiertas

Pero, claro, no todo iba a ser bueno. Las cocinas abiertas también tienen sus desventajas y, para Scava Cocinas, la principal son los olores de la comida: se esparcirán mucho más rápido tanto por la cocina como por el salón, haciéndolos más difíciles de eliminar.

Una cocina abierta también te obliga a mantener un riguroso orden constantemente, pues será imposible disimular el desorden y la suciedad de tu cocina si esta está abierta a otras estancias.

Además, tus electrodomésticos deberán ser lo más silenciosos posibles: no podrás huir del ruido de todos ellos si decides tener una cocina abierta. ¡Y despídete de la tranquilidad a la hora de cocinar!

Cocinas cerradas

Las cocinas cerradas son las más tradicionales: una habitación, una cocina. La estancia, como las demás, está cerrada al resto de la casa. ¿Lo mejor? Tenemos total libertad a la hora de elegir el diseño de una cocina cerrada. ¡No tiene por qué integrarse con otras estancias!

Las cocinas cerradas son las más comunes y, aunque estemos tentados de abrir la cocina, apostar por una cocina cerrada no tiene por qué ser un error. Por ejemplo: si tu problema es el espacio, hay maneras de ampliarlo aunque no abras tu cocina al salón.

Así que, aunque parezca que no existe el debate, sí es difícil decidirse entre cocinas abiertas o cerradas. Estas últimas son más íntimas, personales y te permiten mayor margen de maniobra en estilo y diseño.

Ventajas de las cocinas cerradas

Conociendo los inconvenientes de las cocinas abiertas es fácil adivinar cuáles son las ventajas de las cocinas cerradas: por ejemplo, podrás disfrutar de la tranquilidad en la cocina que tanto necesites.

Esconder el desorden y la suciedad tampoco será un problema si no has tenido tiempo de adecentar tu cocina. ¡Todo quedará tras sus puertas! Y no solo eso: también lo harán el ruido y los malos olores.

Este tipo de cocina es, además, mucho más fácil de limpiar, en tanto que la suciedad se encuentra dentro de unos límites establecidos que no suele sobrepasar.

Inconvenientes de las cocinas cerradas

Eso sí: en una cocina cerrada no podrás vigilar a los niños mientras cocinas, ver la película que habías puesto en el salón o atender a tus visitas mientras ultimas los detalles de tus recetas.

Además, necesitarás una estancia amplia para que la cocina sea cómoda. Aunque, en Scava Cocinas, ya te hemos dado algunos trucos por si necesitas algo más de espacio en tu cocina.

¿Cocinas abiertas o cerradas?

Como ves, ambas opciones tienen muchas ventajas, pero también algunos inconvenientes que serán decisivos para que tomes tu decisión. ¿Cocinas abiertas o cerradas? Solo tú sabes qué estilo te conviene más.

Y, sea lo que sea lo que decidas, te esperamos en Scava Cocinas para hacer realidad tu nuevo proyecto.